Menú principal

Sábado, 26 Julio 2014

Follow us

Análisis del Presupuesto General del Estado 2013

Autores: Ernesto Selman y Miguel Collado

 

       I.            INTRODUCCIÓN

Aparte de las leyes impositivas, una Ley de Presupuesto General del Estado es una de las legislaciones donde la relación del Estado con la ciudadanía se hace más evidente.   En este sentido, el presupuesto de un estado nacional incluye los recursos que espera obtener a través de los impuestos que se recaudan de los ciudadanos y el gasto público.   También, contiene las fuentes para financiar operaciones deficitarias y el manejo de la deuda pública.  La formulación de un presupuesto estatal debe cumplir con los principios de transparencia y, en principio, no debería ser deficitario para evitar comprometer las generaciones futuras por el gasto público presente.  Esto se hace más crítico si el gasto público se destina a subsidios, clientelismo, corrupción y proyectos que no presentan retornos económicos positivos.  Obviamente, la ejecución de los presupuestos son más importante que su formulación.

En la República Dominicana, los presupuestos del estado nacional abarca el Gobierno Central, instituciones descentralizadas y autónomas, mientras que no incluye instituciones financieras del Estado –un banco central, un banco comercial y dos bancos de desarrollo.  Históricamente, la ejecución de los presupuestos del estado dominicano ha sido errática, desviándose de la planificación inicial contenida en la legislación presupuestaria.  En los últimos años ha sido necesario someter presupuestos complementarios para legalizar ejecuciones diferentes a las formulaciones originales.  Por ejemplo, en 2009 se sometió y aprobó un presupuesto complementario, luego del presupuesto original; en 2010 dos presupuestos complementarios; y, en 2011 dos presupuestos complementarios (uno en julio con incremento de impuestos y otro en diciembre).  En este año 2012 se aprobó un presupuestos complementario en julio y, desde nuestra perspectiva, se debió aprobar otro presupuesto complementario, como veremos más adelante.

 

     II.            INGRESOS FISCALES

Los ingresos fiscales generalmente son estimaciones de las recaudaciones que se pretenden captar de los contribuyentes que realizan actividades económicas productivas y/o requieren de algún servicios provisto por el Estado.  Los organismos multilaterales de financiamiento y los hacedores de políticas públicas en la República Dominicana y otros países asumen que los incrementos de cargas impositivas por mayores tasas y/o nuevas figuras implican mayor recaudación por parte del fisco.  Sin embargo, no se dan cuenta que el comportamiento humano se modifica con cada cambio de reglas de juego, principalmente con las leyes impositivas.  En ausencia de dictaduras y/o regímenes tiránicos, las legislaciones impositivas son las que más afecta el comportamiento humano porque implican confiscación de recursos que han producido los propios ciudadanos.  En este sentido, mayores cargas impositivas implican mayor incentivo a la elusión y evasión fiscal por parte de agentes económicos.  Además, mayores cargas fiscales empujan entes productivos y hasta sectores a la economía informal.

El Presupuesto General del Estado 2013 asume que los Ingresos del Gobierno Central serían de RD$384,425.3 millones, lo que representa un incremento de 19.8% con respecto a las recaudaciones oficiales para 2012. Este incremento sería de RD$63,441.3 millones, distribuidos entre un aumento de  RD$64,110.1millones correspondiente a Ingresos Corrientes, RD$3.6 millones de Ingresos de Capital y a una disminución en las Donaciones de RD$672.4 millones. Los Ingresos Corrientes, proyectados en RD$380,132.7 de acuerdo al Presupuesto, asume unas recaudaciones de RD$363,711.5 millones correspondientes a Ingresos Tributarios, y RD$16,421.2 millones que corresponden a Ingresos No-Tributarios. Mientras, las Donaciones y los Ingresos de Capital suman RD$4,292.6 millones en el Presupuesto 2013.

De acuerdo al Presupuesto 2013, las recaudaciones tributarias estarán determinadas, principalmente, por: a) la Ley No. 253-12 para el Fortalecimiento de la Capacidad Recaudatoria del Estado para la Sostenibilidad Fiscal y el Desarrollo Sostenible; b) la aplicación de nuevas medidas administrativas; y c) la aplicación de la Ley de Amnistía Tributaria,  Ley No. 309-12.

En un documento presentado ante el Consejo Económico y Social el 4 de octubre de 2012, se detallaron las medidas que planeaban introducir las autoridades para modificar el sistema tributario; las recaudaciones producto de las mismas se proyectaron en RD$55,044 millones. Sin embargo, el anteproyecto de la Ley 253-12, ni la ley misma, fueron acompañadas de un detalle de las recaudaciones esperadas por concepto de Ingresos Tributarios como resultado de los nuevos tributos y las modificaciones a los existentes con anterioridad a dicha ley.

El Presupuesto General del Estado 2013 tampoco incluye un detalle de las proyecciones de ingresos producto de la Ley 253-12. La inclusión de estas estimaciones introduciría mayor transparencia a la presentación del presupuesto. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, los Ingresos Totales que contempla el Presupuesto 2013 se encuentran sobreestimados, como analizaremos más adelante. En este sentido, es preciso recordar que la sobreestimación de los ingresos ha sucedido en el pasado. En Análisis del Presupuesto General del Estado 2012, CREES estimó que las proyecciones de 2012 sobreestimaban estos ingresos en hasta 5.6%. Los resultados oficiales para 2012 indican que la sobreestimación fue de aproximadamente 9.6% ó RD$30,755 millones. Lo anterior resulta de comparar los RD$351,738.8 millones en Ingresos Totales que incluyó el Presupuesto 2012 con los RD$320,984.0 que estima ingresar el gobierno en 2012.

La Tabla No. 2 incluye las estimaciones de CREES para los ingresos de 2012, así como las proyecciones de los ingresos de 2013. Como se puede apreciar, las estimaciones para 2012 son similares a las presentadas en el Presupuesto 2013 por las autoridades, salvo una diferencia en los ingresos por concepto de Donaciones.  El  gobierno indica RD$4,950.3 millones como ingresos por Donaciones para 2012, el mismo monto que se incluyó cuando se elaboró el presupuesto original del 2012.  CREES estima que este monto será inferior, situando este monto en RD$2,200 millones.

 

Ingresos totales: sobreestimación por RD$17,920.3 millones

Con relación a los Ingresos Totales, se puede apreciar que la proyección de CREES para 2013 es de RD$366,504.3 millones, mientras que el Presupuesto 2013 incluye RD$384,425.3 millones. Esto representa una diferencia de RD$17,920.3 millones, lo que arroja una sobreestimación de 4.9%.  CREES estima que los Ingresos Tributarios podrían estar sobreestimados en RD$10,090.3 millones, los No- Tributarios en RD$6,302.1 millones y las Donaciones en RD$1,527.9 millones.           

De producirse unas recaudaciones de RD$384,425.3 millones, estaríamos en presencia de un incremento de 20.9% con relación a nuestro estimado para 2012, o lo que equivale a RD$66,512.9 millones. Este es un incremento que luce muy optimista si tomamos en cuenta que la economía dominicana, de acuerdo a las estimaciones oficiales, crecerá 3.8% en 2012 y se espera se desacelere y crezca 3.0% en 2013.

 

Ingresos Tributarios: sobreestimación de RD$10,090.3 millones

Como expresamos anteriormente, los Ingresos Tributarios podrían estar sobreestimados en hasta RD$10,090.3 millones. La sobreestimación de los Ingresos Tributarios se debe a varios factores, siendo el principal que las autoridades emplean modelos estáticos de contabilidad tributaria que no incorporan el efecto que tendrá la Ley 253-12 sobre los agentes económicos. Un escenario estático no incluye el resultado posterior al cambio de conducta de los ciudadanos. Es decir, los modelos estáticos proyectan las recaudaciones asumiendo que los agentes económicos no modifican su comportamiento ante los nuevos impuestos. Sin embargo, la realidad es que los impuestos altos y distorsionadores afectan la actividad económica y no incrementan las recaudaciones en la forma en que se esperaría.  Esta ha sido la historia con las últimas siete modificaciones legislativas que han implicado incremento de impuestos desde 2000.

La Ley No. 253-12, promulgada el 10 de noviembre pasado, trata de incrementar las recaudaciones tributarias a partir de nuevas figuras impositivas y el aumento de otras que existían a la fecha. Sin embargo, tal y como hemos analizado anteriormente, cuando se crean impuestos o se modifican los existentes, se induce un cambio en el comportamiento de las personas afectadas. Un aumento en las tasas de impuestos sobre una actividad determinada crea las condiciones para que los ciudadanos tiendan a realizar menos de la misma, si se comparara con una situación en que los impuestos fueran más bajos. Este es el efecto que tienen los impuestos  y es lo que hace que, luego de los aumentos/introducción de gravámenes, se generen desincentivos para realizar actividades económicas productivas. De igual forma, se introduce un fuerte incentivo sobre los agentes económicos para mantener actividades económicas al margen de la ley, y para aumentar la evasión y la elusión.

Las distorsiones introducidas en el sistema tributario con la Ley 253-12 van a incidir de manera directa sobre las actividades económicas de consumo, ahorro, inversión y producción en 2013, lo que sin dudas se traducirá en menor crecimiento económico.  Aumentar impuestos en una economía que ya se estaba desacelerando, tendrá efectos nocivos sobre la actividad. Con nuevos impuestos a los intereses y la distribución de dividendos se desincentivará el ahorro y penalizará el proceso de acumulación de capital que generan las nuevas inversiones.  En consecuencia,  el inicio de nuevos emprendimientos que generen mayor producción de bienes y servicios. Ante esta dinámica, el crecimiento de la economía para 2013 podría ser aún menor al que están proyectando las autoridades. Menos crecimiento económico implica menor generación de empleos e ingresos por parte del sector privado y, en consecuencia, menos recaudaciones para el gobierno.

 

Ingresos No-Tributarios: sobreestimación de RD$6,962.5 millones

De acuerdo a los análisis de CREES, los Impuestos No-Tributarios tendrían una sobreestimación de  62.3% ó RD$6,302.1 millones. El Presupuesto 2013, aunque hace mención de fuentes para los Ingresos No-Tributarios, no ofrece detalles pormenorizados de los Ingresos No-Tributarios procedentes de estas fuentes, siendo esta falta de transparencia un elemento que dificulta hacer un análisis de los mismos.  El Presupuesto 2012, que fue aprobado con una proyección de RD$17,520.4 millones en Ingresos No-Tributarios, tampoco incluyó detalles sobre la procedencia de estos ingresos. Sin embargo, de acuerdo los estimados oficiales, el monto por concepto de estos ingresos cerrará 2012 en RD$6,962.5 millones.

Para 2013, es posible percibir que es muy optimista el crecimiento proyectado de 135.9% con relación al monto que estiman las autoridades como Ingresos No-Tributarios para 2012. De acuerdo a nuestro análisis, el componente que podría incrementar estos ingresos proviene de lo que percibiría el estado por las operaciones de explotación de oro de la empresa Barrick Pueblo Viejo. Sin embargo, las estimaciones para 2013 por concepto de estos ingresos son de apenas unos US$60 millones o RD$2,500 millones.

 

Donaciones: sobreestimación de RD$1,527.9 millones

Los ingresos por Donaciones es otro renglón que se percibe sobreestimado dentro del Presupuesto General del Estado 2013. El promedio de ingresos por este concepto para el periodo 2008-2011 fue de RD$2,631.8 millones y nuestro estimado para 2012 es de RD$2,200 millones; las autoridades mantienen una cifra de unos RD$4,950.3 millones para este año. Entendemos que las Donaciones pudieran estar sobreestimadas en hasta 55.6%; mientras el Presupuesto 2013 incluye un monto de RD$4,277.9 millones, nuestra proyección es de RD$2,750.0 millones.

 

  III.            GASTO PÚBLICO

El gasto público se estima en base a ejecuciones presupuestarias anteriores y en la mayoría de los casos se incrementa año tras año.  En el caso dominicano, no existen evaluaciones de la transparencia con que se utilizan los recursos de los contribuyentes ni la calidad de los servicios que provee el estado dominicano.  Por esta razón, CREES publicó Presupuesto Base-Cero (modificado) para la República Dominicana sugiriendo iniciar la planificación presupuestaria desde cero para que cada entidad evalúe las necesidades de recursos económicos y se soliciten sólo en la medida en que se pruebe la necesidad y utilidad de los mismos. Este tipo de presupuesto se opone a la determinación de los egresos fiscales por disposiciones de aumentos porcentuales o absolutos sin fundamentos, descartando la concepción de que es necesario aumentar continuamente el presupuesto anual del Estado. 

El gasto público creció en 151% entre 2004 y 2011 en términos nominales, sin descontar la inflación.  Cuando eliminamos los efectos de incremento de precios, el incremento del gasto público se incrementó en 62%.  Actualmente, no existe un mínimo de rendición de cuentas de ejecutorias de las entidades públicas y los funcionarios gubernamentales; aún con auditorías realizadas por la Cámara de Cuentas que revelan debilidades en la ejecución del gasto público, no existen consecuencias para evitar esas prácticas en el futuro.

 

Importancia de la ejecución presupuestaria 2012

Para un análisis objetivo del gasto público dominicano para 2013, es necesario analizar lo ejecutado en 2012 y las cifras que brindan las autoridades al respecto.  Hasta hace pocas semanas el gobierno dominicano anunciaba que el gasto público sería de unos RD$475,000 millones para este año y por esto el déficit fiscal lo situaba en unos RD$155,000 millones (sin el cuasi-fiscal del banco central); esto fue lo que se presentó en el Consejo Económico y Social (CES).  En base a las informaciones que suministró el gobierno dominicano, el Fondo Monetario Internacional (FMI) calculaba un déficit fiscal aún mayor luego de su misión; en la declaración del Artículo IV señalaba el excesivo gasto público como factor causante de vulnerabilidades fiscales y externas.  A pesar de los anuncios y las estimaciones del FMI, el gobierno sólo disponía de apropiaciones por RD$445,644.3 millones provenientes del presupuesto original del 2012 (RD$374,182.6 millones) y del presupuesto complementario de julio de este mismo año (RD$71,461.7 millones).

Desde nuestra perspectiva, el gasto público terminará siendo más elevado que este monto en la medida que el subsidio al sector eléctrico será mayor de lo anunciado en el Presupuesto-2013 para este año 2012.  Este es un tema que no queda claro ante la ciudadanía.  El Vicepresidente de la CDEEE, Rubén (Jiménes?) Bichara, anunció que esa institución requerirá transferencias del gobierno central por unos US$1,900 millones para gasto corriente y de capital durante este año 2012[1].  CREES asume que el monto de transferencias corrientes gira en, al menos, US$1,505.5 millones, cuando sumamos tres partidas:

1.      Presupuesto original 2012:                                    US$    275.0millones;

2.      Emisión de bonos en Agosto-2012:                       US$    500.0 millones; y,

3.      Deuda pendiente con generadores[2]:                  US$    730.5 millones

                        TOTAL                                                     US$1,505.5 millones

 

La justificación de la emisión de bonos por US$500 millones como la deuda pendiente actual (US$730.5) se le atribuye a cuentas por pagar por adquisición de energía eléctrica a generadores privados; el monto de presupuesto original indicado correspondía a transferencias corrientes.  Las incertidumbres alrededor de este tema tiene importantes implicaciones en términos de: a. Formulación y ejecución del presupuesto estatal; b. El alto nivel del gasto público deficitario que presenciamos; y, c. Los requerimientos de financiamientos del estado dominicano para financiar los déficit fiscales que genera el excesivo gasto público.  De esta forma, las transferencias al sector eléctrico tienen un impacto importante en términos macroeconómicos en la República Dominicana. 

Debido a que las transferencias o subsidios a las empresas públicas de distribución de electricidad parecen ser mayores que lo contenido en el Presupuesto-2013 para este año 2012, CREES estima que el gasto público total será de por lo menos unos RD$10,000 millones adicionales. Esto implica que las autoridades debieron someter un presupuesto complementario adicional de al menos ese monto para transparentar operaciones que se realizaron durante el 2012.  De esta forma, se podía planificar y ejecutar un Presupuesto-2013 sin arrastrar desaciertos del pasado.

 

Gasto público 2013

En el Presupuesto General del Estado 2013, las autoridades asumen que el gasto público será de RD$454,727.5 millones.   Las implicaciones de los supuestos que se utilizan en el Presupuesto-2013 son importantes en términos del gasto público, principalmente con respecto al tipo de cambio.  En este sentido, el tipo de cambio afecta los pagos en moneda extranjera, entre éstos el servicio de la deuda externa y los subsidios a las empresas públicas distribuidoras de electricidad por el precio del petróleo.  Parecería que el precio del barril de petróleo para sobreestimado en US$106.2 por las condiciones económicas internacionales en el corto plazo y porque la República Dominicana no adquiere el crudo a precios menores que las referencias internacionales (Brent y West Texas).  Sin embargo, el tipo de cambio promedio que se emplea de RD$41.6 por US$ parece subestimado, si tomamos en consideración que al 21 del mes en curso se realizaban transacciones por RD$40.45 por US$ en el mercado de divisas. Parecería que la reducción de las reservas internacionales netas por US$198.6 millones durante los primeros catorce días del mes de diciembre (en curso) no han sido suficiente para frenar la presión cambiaria reciente.

 

Gasto Corriente: subestimación por RD$14,000 millones

En el Presupuesto-2013 se asume que el gasto corriente será de RD$356,708.5 millones. El gasto corriente se compone de: 1. Gasto de Consumo, donde se registran las remuneraciones a los empleados públicos, contribución a la seguridad social y adquisición de bienes y servicios; 2. Intereses, donde se registra los intereses a pagarse por las deudas interna y externa, además de comisiones por administración de éstas; 3. Prestaciones Sociales, donde se registran las prestaciones a la seguridad social; y, 4. Transferencias corrientes, donde se registran las transferencias a los sectores público y privado.  El principal problema del gasto corriente presentado para 2013 radica en que toma como referencia el gasto público del 2012, un año atípico que se presentaron excesos en la ejecución presupuestaria.

En cuanto al Gasto de Consumo, el Presupuesto-2013 asume un importante incremento de  RD$10,413.3 millones en Remuneraciones a Empleados Públicos, lo que implica que la mayor gasto en nóminas del gobierno central.   Sólo desde el año 2011, esta partida se habrá incrementado en 26% al final del 2013.   Con el incremento planteado, se mantiene una política de alto gasto público en nómina que pudiera interpretarse como clientelista.   Por otro lado, el gasto en Adquisión de Bienes y Servicios se incrementaría en sólo 1.5% con respecto al 2012, pero ese sería un monto mayor en 27% con respecto al 2011.

En cuanto al gasto en Intereses de la deuda pública, el Presupuesto-2013 asume un importante incremento de 38.9% con respecto a la ejecución del 2012.  Este monto está determinado, principalmente, por un incremento de los intereses a pagar por la deuda interna.  Lamentablemente, el servicio de la deuda que publica la Dirección General de Crédito Público no está actualizada y sólo incluye desembolsos hasta Diciembre-2011.  Pero, si agregamos a la deuda interna lo que se tomó prestado en el mercado local durante el 2012 (RD$93,403.9 millones), según el Presupuesto-2013, le sumamos unos RD$12,000 que representarían los US$300 millones que tomó prestado la CDEEE en Banreservas por “factoring” en este mes y aplicamos una tasa de interés del 16%, el incremento que esto implicaría sería muy similar al incremento que se asume en el presupuesto.  Con respecto a los intereses generados por la deuda externa, parecería que el incremento está subestimado por unos RD$2,100 millones si tomamos en consideración la nueva deuda que se habrá asumido en 2012; sin esa nueva deuda los intereses serían de unos RD$600 millones adicionales, según estimaciones internas.

Con respecto a las Prestaciones Sociales, CREES asume el mismo monto que se incluye en el Presupuesto-2013.  Un importante incremento de 12.7% estaría reflejando pensiones que se otorgaron durante la pasada administración.  Con respecto al 2011, el incremento en las Prestaciones Sociales sería de 28.3% al final del 2013.

Finalmente, las Transferencias Corrientes siguen representando la gran incógnita en la formulación y ejecución presupuestarias por el componente del subsidio eléctrico.  En este sentido, el Presupuesto-2013 incluye transferencias corrientes  US$800 millones.  Sin embargo, no se anuncia una estrategia de reformas estructurales que ayude a reducir significativamente los subsidios a las empresas públicas distribuidoras de electricidad.  CREES estima que el monto de subsidio y los requerimientos de transferencias corrientes será de unos US$1,250 millones, por lo que se estaría reduciendo en unos US$255 millones con respecto a 2012.  Nuestros supuestos incluyen un incremento de tarifa por 10% que representarían unos US$130 millones y potenciales negociaciones con los generadores de que se excluyan algunas partidas de energía no-servida de las facturaciones por unos US$125 millones.  Con respecto a las demás transferencias, CREES asume que el gobierno deberá moderar el monto que incluye para las demás transferencias corrientes y, por unos requerimientos de subsidios mayores al sector eléctrico, se verá forzado a reducir esas transferencias en unos RD$8,500 millones con respecto a lo presupuestado. En  caso de ejecutar el monto original por unos RD$95,210.8 millones, el gasto público sería mayor.

En resumen, CREES estima que el gasto corriente sería de RD$370,687.8 millones en lugar de los RD$356,708.5 millones que se incluye en el Presupuesto General del Estado 2013.  Por consiguiente, el monto del presupuesto estaría subestimado en casi RD$14,000 millones.

 

Gasto de capital: única fuente de ajuste del gasto público

Es una práctica común en la República Dominicana que los ajustes del lado del gasto, se realicen a través de reducción del gasto de capital, en lugar del gasto corriente.

En el Presupuesto General del Estado se incluye partidas por gasto de capital por RD$98,018.9 millones, lo cual implica una disminución en términos efectivos del gasto por RD$29,648.9 millones con respecto al 2012.  CREES está de acuerdo en que parte del ajuste del gasto público debe realizarse por el lado del gasto.  Sin embargo, hacer el ajuste sólo por el gasto de capital implica que se mantendrá un estado nacional abultado y clientelista, aunque construya  menos.  CREES asume como bueno y válido los montos que se destinarían al gasto de capital, según el Presupuesto-2013.

 

Gasto total: será mayor por mayor subsidio eléctrico

CREES estima que el gasto público será mayor en unos RD$14,000 millones que lo presupuestado, guiado por una subestimación en el gasto corriente.  El principal factor que genera esta potencial desviación se debe, principalmente, a que se subestima la partida de las transferencias corrientes al sector eléctrico.  De nuevo, la incertidumbre alrededor de este tema mantiene en riesgo toda la estabilidad macroeconómica en la República Dominicana por el impacto fiscal que implica.  En adición, la sociedad asume un alto costo económico por un servicio eléctrico costoso, de baja calidad y que promueve la autogeneración por agentes económicos.

 

  IV.            Resultado Financiero

El resultado financiero indica si existe déficit o superávit fiscal y éste resultado se calcula deduciendo el gasto público de los ingresos totales, sin incluir las fuentes financieras ni las aplicaciones financieras. Lo que se trata de resaltar es cuál es el resultado del ejercicio fiscal en base a las recaudaciones y el gasto público de cada año.  Según el Presupuesto-2013, el déficit fiscal será de RD$70,302.0 millones.   Sin embargo, este monto será de casi RD$102,202.3 millones, según estimaciones internas.  Habiendo asumido déficit fiscales de unos RD$54,000 millones promedio anual entre 2008-2011 y por unos RD$137,651.1 millones durante 2012 (estimaciones CREES), es obvio que el Estado tiene debilidades en la formulación y ejecución presupuestarias.

Un potencial resultado financiero tan desviado de lo promulgado por ley resulta de una sobreestimación de los ingresos fiscales en unos RD$17,900 millones y una subestimación del gasto público en unos RD$14,000 millones. Mayor déficit fiscal en unos RD$31,900 millones implica mayores requerimientos de financiamiento.  En este sentido, el Estado deberá obtener financiamiento de deuda adicional a través de emisiones de títulos de deuda internamente, externo (deuda soberana), préstamos internacionales con organismos multilaterales, préstamos bilaterales y/o préstamos en la banca local.

 

Un mayor requerimiento de financiamiento de deuda del sector público implica un desvío de recursos escasos del sector privado al sector público.  Los recursos que serán utilizados por el Estado son recursos que puede acceder el sector privado en el presente y en el futuro para actividades económicas productivas.  

La sociedad asume un alto costo de oportunidad porque los recursos destinados a cubrir déficit fiscales por alto gasto público, muchas veces improductivo, se dejan de utilizar por el sector privado para inversiones en procesos productivos que generan bienes y servicios que consumidores valoran y están dispuestos a pagar por ellos.  Es decir, se limita la generación de riquezas para dedicar recursos escasos a subsidios injustificados, proyectos no prioritarios y servicios provistos por el Estado de mala calidad (seguridad, justicia, educación y salud, entre otros).  La solución no es sólo reducir y priorizar el gasto público, sino también mejorar la calidad del gasto para que los servicios que el Estado provee sirvan de fundamento al desarrollo del sector privado.  Además, esos déficit fiscales y los requerimientos de deuda que implican podría estar llevando a la República Dominicana a una senda de insostenibilidad fiscal, lo que pone en riesgo la estabilidad macroeconómica en un futuro.




[1] Soto, Windler. “Jiménez (Bichara) dice 800 MM no dan para subsidio 2013.” Listín Diario. 5 de Diciembre, 2012.

[2] Severino, Jairon. “Deuda con generadores aumenta a US$730.5 millones.” Listín Diario. 15 de Noviembre, 2012.

 

Autores: 
Ernesto Selman
 
 

Menú principal

© 2011 CREES, todos los derechos reservados. Ave. Sarasota No. 18 Edif. Mercado Financiero BLH, 3er piso. Santo Domingo, República DominicanaOverdrive Digital Marketing