Menú principal

Jueves, 27 Noviembre 2014

Follow us

Informe de Competitividad Global 2011-2012: El Caso de República Dominicana

Competitividad Global 2011-2012

Autores: 

Ernesto Selman y Fadua Camacho

 

I.          Introducción

El día 7 de septiembre del año en curso, el Foro Económico Mundial (World Economic Forum-WEF) publicó su Informe de Competitividad Global 2011-2012, donde se hace una clasificación de 142 países.  Mientras en la realidad la competitividad sólo puede ser observada en empresas y no países, el informe tiene validez en cuanto evalúa el ambiente de negocios de países y el potencial de que empresas puedan ser productivas y, en consecuencia, competitivas a nivel internacional.  El informe define competitividad como “el conjunto de instituciones, políticas públicas y factores que determinan el nivel de productividad de un país.”  Según el informe, “mientras la productividad de un país determina su habilidad de mantener altos niveles de ingresos, es también determinante en el retorno sobre inversiones, que a su vez es uno de los factores claves que explican el potencial de crecimiento de una economía.”

Con el fin de evaluar el ambiente de negocios para que las empresas de un país puedan ser productivas/competitivas, el WEF utiliza doce pilares: 1. Instituciones; 2. Infraestructura; 3. Ambiente macroeconómico; 4. Salud y educación primaria; 5. Educación superior y entrenamiento; 6. Eficiencia en los mercados de bienes; 7. Eficiencia del mercado laboral; 8. Desarrollo de mercados financieros; 9. Tamaño de mercado; 10. Tecnología; 11. Sofisticación de los negocios/empresas; y, 12. Innovación.

 

II.        Metodología

Para obtener los datos que sirven para las evaluaciones por país, el WEF utiliza dos fuentes principales: 1.  Datos provenientes de organismos internacionales y fuentes oficiales locales; y, 2.  Encuestas llevadas a cabo por la propia organización (Executive Opinion Survey).  Estas encuestas pretenden obtener las perspectivas de los empresarios privados en los países evaluados e informaciones que generalmente no aparecen en las estadísticas económicas.  Según el WEF, las informaciones obtenidas a través de las encuestas a ejecutivos locales proveen una “herramienta vital para capturar información crítica, que de otra forma no está disponible a nivel global.”  Para este año, se aplicaron un promedio de 98 encuestas por país.

Desde nuestra perspectiva, mientras la información obtenida a través de estas encuestas de opinión tienen un valor inmensurable, también tiene el riesgo que expresen sólo la percepción subjetiva de los encuestados sobre situaciones que posiblemente no se correspondan con la realidad.  En todo caso, como dijimos anteriormente, el informe tiene validez debido a que evalúa el ambiente de negocios y los factores que impactan la productividad de las empresas de los 142 países que se evaluaron en el informe.

 

III.       El Caso de la República Dominicana

República Dominicana está entre los 35 países que brindan un ambiente de negocios menos propicio para que las empresas radicadas en su territorio sean competitivas, según resultados del informe.  Nuestro país está en el lugar 110 de 142 países analizados en este año.   Esto implica que la República Dominicana cayó en 9 posiciones con respecto al informe 2010-2011, cuando ocupaba el puesto 101; en el informe 2009-2010 ocupaba el puesto 95, lo que implica que ha caído en 15 posiciones en sólo dos años. Estos resultados implican que el país ha visto disminuir su capacidad para brindar un ambiente propicio para que empresas establecidas en el territorio nacional puedan competir efectivamente con otras empresas a nivel global.

 

Fuente: World Economic Forum; Índice de Competitividad Global 2011-2012

 

En otro aspecto del informe se revela que los factores que más contribuyen para que el ambiente de negocios sea poco propicio para la competitividad de las empresas radicadas en el país son: 1. Corrupción; 2. Impuestos/tasas impositivas; y, 3. Ineficiencia de la burocracia gubernamental.

Chile conserva el liderazgo como la economía más competitiva de América Latina y el Caribe en la posición 31, seguido de Puerto Rico (35), Barbados (42), Panamá (49), Brasil (53) y México (58).  A pesar de la incertidumbre en los Estados Unidos y Europa, el informe revela que algunos países mejoraron sus ambientes de negocio con relación al período anterior, como: México (escalando 8 posiciones), Perú (6 posiciones), Brasil (5 posiciones), Bolivia (5 posiciones) Panamá (4 posiciones), Ecuador (4 posiciones) y Argentina (escalando 1 posición). En promedio, la República Dominicana supera sólo a cinco países en la región de América Latina y el Caribe: Belice, Venezuela, Paraguay, Haití y Nicaragua (ver anexo donde aparece el listado completo de países).

De los doce pilares que cubre el índice, el país tuvo peor desempeño en: 1. Instituciones (posición 126); 2. Innovación(122); y, 3.  Eficiencia de los mercados (111).  Donde tuvo mejor desempeño fue en: 1. Tamaño del mercado (posición 69); 2. Disposición para implementar nuevas tecnologías (70); y, 3. Sofisticación de negocios (posición 89).  Es importante analizar los factores específicos que contribuyeron a que la República Dominicana se coloque en la posición No. 110 de un total de 142 países.

1er Pilar:  Instituciones (posición 126)

La República Dominicana se coloca en una posición precaria en cuanto a las instituciones y la mayoría de los factores tienen que ver con el manejo del sector público, aunque el sector privado también tiene su cuota, según el informe.  La mala posición en cuanto a las instituciones se ve influenciada por la obtención de los últimos lugares en: 1.  Confianza en servicios policiales (posición 142); 2. Despilfarro en el gasto del gobierno (142); 3. Favoritismo en las decisiones de funcionarios públicos (141); 4. Desviación de fondos por parte del gobierno (140); 5.  Credibilidad en los políticos (135); 6. Protección de propiedad intelectual (124); 7.  Costos empresariales por crimen y violencia (122); 8.  Eficacia de los consejos corporativos (118); 9.  Prácticas éticas de las empresas (115); 10.  Independencia del Poder Judicial (115); 11.  Crimen organizado (113); y, 12.  Eficiencia del marco regulatorio (posición 112).  

Desde nuestra perspectiva, se presentan contradicciones en algunos resultados de las evaluaciones, dado que mientras se presentan índices pésimos con respecto a la independencia del Poder Judicial y baja eficiencia en el marco regulatorio, la evaluación sobre “Fortaleza de la protección a los inversionistas” es relativamente alta (para el caso de República Dominicana) con la posición número 47.  Por último, se muestran posiciones relativamente favorables en cuanto a la “Transparencia del gobierno al hacer políticas públicas” (posición 54), lo cual es difícilmente congruente con las evaluaciones sobre desviación de fondos públicos, confianza en los políticos, despilfarro en el gasto del gobierno y corrupción.

2do Pilar: Infraestructura (posición 106)

En cuanto a la infraestructura, la República Dominicana se coloca en una posición por debajo del promedio en América Latina y el Caribe.  Los problemas principales que se resaltan en el informe con respecto a infraestructura son: 1.  Calidad del servicio eléctrico (posición 129); y, 2. Calidad general de la infraestructura (110).  Los factores más positivos en este pilar son: 1.  Disponibilidad de asientos en aerolíneas (posición 50); 2. Calidad de la infraestructura aeroportuaria (53); y, 3.  Calidad de infraestructura de puertos (58).  Otros aspectos de infraestructura se colocan entre las posiciones 70 y 100.

3er Pilar: Ambiente macroeconómico (posición 96)

A pesar de que la posición que se obtiene en este pilar es mejor que el promedio, todavía es una posición precaria cuando nos comparamos con otros países, dado que nos ubicamos dentro de los últimos 50 puestos del ranking.  Entre los factores negativos que señala el informe, podemos resaltar: 1. Nivel de Ahorro Nacional Bruto (posición 138); 2.  Inflación anual (107); y, 3.  Diferencial de tasas de interés (posición 94).  Por otro lado, los factores que ayudan a disminuir nuestra posición con respecto al promedio (110), según el informe, son: 1. Deuda gubernamental como % del PIB (posición 41); y, 2.  Posición de las finanzas públicas (45). Similar al pilar sobre Instituciones, en este pilar se presentan algunas contradicciones debido a que un aspecto clave que implica un bajo nivel de ahorro nacional bruto es el déficit fiscal, el cual se hace más evidente desde el 2008.  También, debemos tomar en consideración que estas posiciones se obtiene comparándonos con otros países, que han presentado déficit fiscales mayores que la República Dominicana en los últimos años.

4to Pilar: Salud y educación primaria (posición 109)

En términos de salud y educación primaria, factores esenciales para la productividad de los trabajadores, obtuvimos una calificación insatisfactoria.  El resultado es una combinación de la baja calificación en: 1. Calidad de la educación primaria (posición 140); 2.  Matriculación en escuelas primarias (111); y, 3. Predominio del SIDA en la población (103).  Los factores que ayudan a amortiguar el promedio en este pilar son, principalmente: 1. Impacto de la tuberculosis en los negocios (74); y, 2. Esperanza de vida (76).  De todas formas, estas posiciones en sí mismas no son satisfactorias.

5to Pilar: Educación superior y entrenamiento (posición 99)

De los factores que componen ésta categoría del índice, la República Dominicana obtuvo las calificaciones más bajas en la calidad de la educación en las áreas de matemáticas y ciencias (posición 139) y en la calidad del sistema educativo (136). La baja calidad en educación en las ciencias y matemáticas guarda relación con bajas calificaciones en componentes del pilar de innovación en cuanto a la calidad de instituciones de investigación científica y en disponibilidad de científicos e ingenieros.  Otros factores de importancia dentro de este pilar son: 1. Acceso a internet en las escuelas (posición 103); 2. Entrenamiento a trabajadores (99); 3. Matriculación en educación secundaria (95); 4. Calidad de escuelas de negocios (89); y 5. Matriculación en universidades (70).

6to Pilar: Eficiencia de los mercados de bienes (posición 111)

En el renglón de eficiencia de mercados, también obtuvimos resultados desalentadores en los aspectos de: 1. Mercados “dominados” o sin libertad de entrada y salida (posición 137); 2. Sofisticación de los compradores (126); 3. Impacto de impuestos sobre los mercados (125); 4. Políticas anti-monopolio (122); y, 5. Predominio de barreras al comercio (121).  Estos resultados son tan sólo un espejo de la carencia de competencia sana y  presencia de distorsiones por la intervención del gobierno en cuanto a regulaciones e impuestos a las actividades económicas. Sobre este último tema, los resultados indican que los impuestos afectan los incentivos de trabajar e invertir, cuestiones que deben ser seriamente consideradas para trabajar en una reforma fiscal integral que promueva la libertad de los mercados y no penalice las actividades económicas en general. Por otro lado, se destacan dos aspectos positivos en términos relativos: 1. Predominio de inversión extranjera; y, 2. Impacto de las reglas de la inversión extranjera directa en los negocios (ambos en posición 41).

7mo Pilar: Eficiencia en el mercado laboral (posición 104)

En este renglón, se observaron mejores desempeños en: 1. Relaciones de cooperación entre patronos-trabajadores (posición 37); y, 2. Flexibilidad en la determinación de salarios (45). Sin embargo, los factores incidentes en el resultado de la eficiencia del mercado laboral fueron: 1. Confianza en la gestión profesional (128); 2. Sobrecosto laboral (114); 3. Relación entre el pago y la productividad (111).  Las reformas laborales de principios de la década de los 90 imponen un alto costo a los empleadores y los trabajadores para trabajar, lo que implican un alto nivel de desempleo estructural y mayor empleo en la economía informal.

8vo Pilar: Desarrollo de mercados financieros (posición 103)

La República Dominicana  ocupa un lugar no muy lejano con respecto a su promedio general (110) con respecto al desarrollo de los mercados financieros.   Los factores que más influyeron son:  1. Financiamiento a través de mercados de valores locales (posición 116); 2.  Disponibilidad de Capital de Riesgo -Venture Capital- (113); 3. Regulación de Mercados de Valores (109); y, 4. Derechos legales (105).  Por otro lado, el aspecto más positivo que revela el informe en este pilar se refiere a la posición financiera de los bancos: Solvencia/solidez de los bancos (posición 34). Otros aspectos, como acceso al crédito (98), disponibilidad de servicios financieros (66) y asequibilidad (costos) de servicios financieros (70) son los demás componentes de este pilar.

9no Pilar: Disposición para implementar nuevas tecnologías (posición 70)

Este es el segundo renglón en el cual obtuvimos mejor desempeño, con respecto a nuestros propios indicadores.  En este sentido, se destacan: 1. Absorción tecnológica al nivel de las firmas (posición 57); 2. Disponibilidad de las últimas tecnologías (59); 3. Suscripción de internet banda ancha (78); 4. Usuarios de internet (65); y, 5. Trasferencia de tecnología por la inversión extranjera directa (61).

10mo Pilar: Tamaño del mercado (posición 69)

Este es el renglón en el cual el país obtuvo mejor calificación, y la importancia de éste es que, a mayor tamaño de los mercados, las firmas pueden explotar las economías de escala.  Los dos componentes de este pilar son: 1. Índice del tamaño del mercado doméstico (posición 69); y, 2. Índice del tamaño del mercado extranjero (posición 80), el cual engloba las exportaciones como parte del mercado de los productores locales.

11vo Pilar: Sofisticación de negocios (posición 89)

La posición favorable en cuanto a sofisticación de negocios, en comparación con otros pilares, se debe principalmente a buenas calificaciones en: 1. Desarrollo de clusters (56); y, 2. Cantidad de proveedores locales (68). Por otro lado, otros factores que deterioraron la posición en este pilar: 1. Naturaleza de ventaja competitiva (128); 2.  Disposición para delegar autoridad (108); y, 3. Sofisticación de procesos productivos (96).

12vo Pilar: Innovación (posición 122)

Este pilar fue el segundo en el cual la República Dominicana obtuvo peor calificación. Esta posición, es fruto de evaluaciones sobre: 1. Disponibilidad de científicos e ingenieros (posición 129); 2. Capacidad de innovación (126); 3. Gasto de las empresas en Innovación y Desarrollo -I+D- (125); 4. Calidad de instituciones de investigación (123); 5. Procedimientos de compra de productos de alta tecnologías” (94); 6.  Colaboración entre empresas-universidades en I+D (90); 7. Nuevas patentes otorgadas (77).

 

IV.       CONCLUSIÓN

Si bien el Foro Económico Mundial se muestra positivo sobre la región de América Latina y el Caribe, envía señales de advertencia a los países con posiciones desfavorables, sobretodo en vista de la situación incierta de los socios comerciales principales. En cierta forma, el informe sirve para llamar la atención hacia las barreras que impiden a las empresas ser mas productivas y, en consecuencia, más competitivas a nivel internacional. 

En el caso particular de la República Dominicana, este informe sirve de llamado para adoptar una serie de reformas estructurales.  Éstas deben servir para crear las bases de un ambiente de negocios propicio para que las empresas puedan competir con sus pares internacionales.  Como indica el informe, nuestro país está en una posición muy desventajosa con respecto a otros países en este sentido.  Empresas productivas con incentivos para invertir en bienes de capital, producir y con capacidad de exportar implican mayor creación de riquezas, mayor ingresos promedio de los trabajadores y una mejor calidad de vida.

Los aspectos institucionales sirven de fundamento para el desarrollo de los demás factores y es donde el país presenta el más bajo desempeño.  El despilfarro de fondos públicos (posición 142), el favoritismo en las decisiones de funcionarios gubernamentales (posición 141) y la desviación de fondos públicos (posición 140) son áreas críticas que deben corregirse para una mejor asignación de los recursos escasos en la economía.   El tema de los impuestos y su impacto en el ambiente de negocios también es un aspecto que sale a relucir en distintas áreas del informe. En este sentido, CREES ha definido el proyecto de “Reforma Fiscal Integral” como una prioridad, que deberá incluir propuestas de reformas en cuanto al gasto público y el sistema impositivo.  En consecuencia, la agenda de CREES está alineada con los resultados del Informe de Competitividad Global 2011-2012 del Foro Económico Mundial.

 

Autores: 
Ernesto Selman
 
 

Menú principal

© 2011 CREES, todos los derechos reservados. Ave. Sarasota No. 18 Edif. Mercado Financiero BLH, 3er piso. Santo Domingo, República DominicanaOverdrive Digital Marketing